Implantaciones, retorno de inversión y resistencia al cambio.

La implantación  de sistemas de gran tamaño es un proceso complejo que requiere del suficiente tiempo para su consolidación. Por ejemplo, un sistema del tipo ERP para la automatización de los procesos de negocio necesita periodos entre los 18 y 23 meses dependiendo del tamaño de la compañía.  Las empresas saben que para alcanzar beneficios cuantificables deben esperar entre 9 a 12 meses post-implantación y para lograr el retorno de la inversión se necesitan aproximadamente dos años y medio. Después de estos periodos los beneficios son enormes sumado a la reducción de costos que los procesos automatizados representan.  Durante esta etapa la participación proactiva de los usuarios del sistema es fundamental para lograr el éxito. Se requiere eliminar la resistencia al cambio y promover la retroalimentación. En este contexto se considera que el avance en la implementación del SARAH es muy significativo pues en el espacio de casi tres meses está funcionando en  las tres aduanas más grandes del país computando un total de 21,013 declaraciones de aduanas representando  más de 486 mil millones de lempiras en recaudación.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s